Poemario – Tributo a la Hermandad

Autores:

Annette Velay y Gabriel Aceves

 

Nota preliminar:

Esta es una recopilación de algunos poemas que he escrito con mi querida amiga Annette Velay, con quien he aprendido que la familia es algo que conecta a las personas más allá del vínculo sanguíneo, pues la considero oficialmente mi hermanita espiritual. Este es el tributo a nuestra hermandad

Espero que sea de su agrado 🙂

 

12 am (Gabriel)

 

Metáforas del agua,

que corren incesantes,

se escapan de las manos,

acarician tus instantes.

Desentrañan el presente,

destello de la vida,

la fuga y la memoria,

las huellas y su herida.

Son marcas en la arena,

huellas del ocaso,

tatuajes en la espalda,

las marcas de tu abrazo.

Los ciclos son los mismos,

las personas se transforman,

los astros y los hombres,

sus luces y sus formas.

No existen los 3 tiempos,

existe sólo aquel momento,

3 segundos duró el beso

y una vida el sentimiento.

Por el día que hoy muere,

y el mañana que renace,

que en tu abrazo yo me quede,

aunque el día me despedace.

Las estrellas vigilantes,

danzan medianoche,

con vestidos elegantes,

supernovas de diamantes.

Al morir los individuos,

emergen los amantes,

la Luna es el testigo,

a las 12 de la noche…

 

El camino a tu casa (Annette)

De vuelta hay 6 calles y 3 avenidas transitadas

24 horas y 10 que agrego al reloj después de las 12

porque antes no resultan útiles.

Divago en edificios,

en casa ajenas,

ventanas,

el desgaste de las manijas,

la recámara de los niños,

es importante también ubicar la mesa.

Ahí me dejó, me quedo resguardada hasta el final del día,

ahí estoy a salvo de la mano del mendigo,

del pichón que se suicida,

del amaranto rancio afuera de un restaurante de mariscos,

del cigarro en la mañana,

el paso a prisa, siempre a prisa…

del amor enfermo

y otras manifestaciones de la ausencia.

De vuelta mi mesa espera,

la pata de mi cama sostiene el hilo de seda que se pega en mis zapatos

lo llevo conmigo a donde llegue,

embarro en las banquetas,

ensucio los tapetes de los pasillos,

los baños

y el coche.

Efectiva red atrapa sueños.

Azul (Gabriel)

La suavidad de mi susurro,

te llevó a flotar al infinito,

navegar la noche virgen,

la princesa halló el cobijo.

Océanos zafiros,

sueños profundos,

desprenden luceros,

los faros virtuosos.

En tu fe halle al guerrero,

me hiciste un caballero,

guardián de tu confianza,

protector de tus misterios,

fiel devoto de tus besos.

Lloraba por las tardes,

la ausencia de su amada,

el noble caballero,

a su princesa trova.

Recoge entre los lirios,

la huella de canciones,

del recinto y el santuario,

el altar de corazones.

Suspiro tras suspiro,

recuerda el caballero,

el eco del susurro,

la caja del anillo…

¿Dónde has ido amor mío?

princesa melodía…

aguardo con locura

que me envuelvas en tus alas,

y perderme en tu ternura.

Café (Annette)

Café para la mañana

Con 2 de azúcar y una de crema

Café turco, café orgánico, con piquete.

Americano de madrugada

Café a sorbos en la ventana para curar el mal de amores

Café en la tarde con la amiga

Café con el que no voy a coger

Café en el fondo de la taza

Café amargo quemando deliciosamente tu boca

Café en la primera cita

Café en mis labios, de tus ojos

Café sin nosotros

Café soluble de garbanzo en mi taza vacía

Café y ya.

 

Felinos. (Gabriel)

El fuego del ingenio,

en sus ojos se guarece

la soledad lo armó en silencio,

con sus garras y sus dientes.

La destreza su filosofía,

el secreto de la astucia,

la confianza fue su amiga,

de soberbia y gallardía

Brillante es el pelaje,

del suave ronroneo,

espera así la fiera,

paciente la caricia,

silenciosa huella,

al pie de tu ventana.

Desde algún balcón cercano,

o al borde del tejado

de la nube a tus cobijas,

el minino ha saltado,

y la vieja estatuilla,

del estante ya ha tirado…

Contempla el alba al horizonte

algún secreto el mar esconde

expectante… sigiloso… silencioso

la esfera del ocaso

Jugar con ella quiere,

sobre ella saltar,

con brincos tan altos,

hasta el cielo alcanzar.

Del diestro pelaje,

al salvaje atigrado

la fiera que el hombre,

jamás ha amaestrado

Del tigre al jaguar,

la pantera o el león,

de todos los felinos,

el gato es un mamón…

 

La casa de la roma (Gabriel)

En la intransigencia cotidiana, de caminos saturados,

una ruta ha trazado, los sentidos desbordados,

un espacio dedicado a hilvanar nuestros sentires,

un mosaico de pasiones, pinceladas de habitantes.

En la mancha de la urbe, un santuario de brillantes,

luminiscencias desbordadas, por la música y su arte,

pinturas craqueladas por la historia y sus miradas,

el camino se describe, en pinturas congeladas,

con sus héroes y leyendas, rebeliones y sus causas,

se rebelan las riquezas, sus proezas y fragancias.

Es la casa de la Roma, casa azul la han llamado,

donde el pueblo abandonado, un refugio ha encontrado,

Es casa de artistas, de cuentos y poemas

Personas que aman, besan y abrazan.

 

¡Que lo tienes todo! (Annette)

Nada te falta,

no sobra un rizo en tu cabeza,

tienes gravilla en los zapatos y tienes plumas,

tienes el sol,

cuando afila tu cara,

cuando ablanda tus ojos

y hace de tus labios mi almuerzo.

Tienes tu historia,

tienes palabras

y de las palabras

letras que antes de ti

eran alambres torcidos.

Tienes amantes,

aliados,

enemigos,

tu madre y

tu perro.

La luna proyecta nuestra silueta como filme viejo,

tienes sangre caliente,

amor y del amor el mío,

tienes la melodía que canto en la mañana

y mi ritmo en la danza de tu cintura.

Tienes,

a la derecha,

la pasta de nuestro libro golpeando la portada,

a la izquierda,

mi pulso presionando tu antebrazo.

De mi tienes tanto,

y tengo todo tuyo,

me tienes desde antes de no ser uno,

desde entonces,

desde siempre,

ya habíamos sido,

aunque siempre,

en días vecinos,

en vidas próximas

y mundos inciertos,

tengamos que volvernos a buscar.

 

  • Sin título – (Annette)

Él no es,

Ellos si,

no vive,

reparte vida,

la suya,

“sin más preámbulos”,

la cuenta,

se vende,

no cobra,

no es oficio,

se pierde

¿Cuándo?

¿Cuándo salió de casa?

¿Cuándo se fue ella?

tiene brazos libres

no los abre

las piernas

guaridas tibias de las manos.

cuando abra la jaula

cuando se pare

cuando salga

verá

ojalá no vea

la esperanza llena más que la verdad,

que no es

que ha sido, más que el mismo

Ellos

Y por ellos ha sido

de ellos también

porque hay quien viene así a la vida

a ser sin ser

vivir por quien no quiera

porque, la vida es bella

¿quién se anima?

 

El rulito de tu cabello (Gabriel)

El travieso jugueteo, de tu corazón ensortijado

Forjó un adorno al rostro, de infinito encanto

Un sonrojo que desprende su mirada

De caracolillos perdidos en una encrucijada

Persiguen el camino, que ha trazado la balada

Reverbera iridiscencias, la preciosa melodía

Baila un mechón acariciando la memoria

De un corazón resguardado en su tonada

 

Hermana mía (Gabriel)

 Tu pasión compuso notas, de una suave melodía

al sol de cosas claras, en tus labios de ambrosía

en pisadas tan precisas, disparadas como flechas.

Una danza de bemoles, para inquietar los corazones

acariciados en tus cuerdas, viviendo en tus canciones

El remedio de los males, la consciencia de preocupaciones

el sosiego de palacios, el alma de arrabales.

Combates la tristeza, del tedio y la rutina

apaciguas la locura y la mente del suicida

Así fuiste vida, niña poesía

hija de la luna, amante de la vida.

 

Filosofía de una pluma (Gabriel)

 Un diestro vuelo

del ave circunstancia

Un giro repentino

y un vuelo en picada.

Robaron las palabras,

de los doctos y sus ciencias

hubo que dejarle

la labor a los poetas

que supieran describir

el caprichoso acierto

su engorroso ascenso

la ruta y su momento…

Vuela así la maravilla

vuela y vuelta en los colores

por la nave de la tarde

de plumas coloridas

y altura impronunciable

Vuela diestra y gloriosa

nuestra niña preciosa

vuela sin miedo que le guarde

a los vientos y a la vida

Es el ave primorosa

de la clave y el enigma

como luz de la consciencia

con la llave de la vida

Una pluma en su destello,

dio en su vuelo el deseo

el secreto delicado

de sus formas ostentosas

livianeza portentosa

belleza suave y decorosa

Así es la vida con los hombres,

que pesadas cargas llevan,

ligereza en travesía

hacen su filosofía

Suavidad en las palabras

enseñanza de las aves

siempre humilde permanece

ligero como pluma.

 

Poesía a un sueño sobre el camino antes de despertar (Annette)

Estas cayendo de tus dedos,

por un huracán en una noche alquimista,

en la infancia de las manos,

guías de bengala lejos del rostro

hacia el origen de la cascada

y al final del río

a nacimiento del Dios que desexistes

nefelibata estrella voltaje alterno

grácil gesto de luciérnaga mareada

estás bailando manos mantequilla

por rutas infinitas hacia ningún lugar.

 

La Protesta (Gabriel)

Un grito dio el redoble

del tambor embadurnado

de leyendas y lecciones

a una historia de promesas

Reducidos a mentiras

fueron los ideales

de ver los mundos libres

liberar naciones pobres

Decían que no era odio

decían y prometían

aunque las personas desaparecían…

decían que criminal no era

quien la libertad buscaba

quien la frontera cruzaba

quien por la plata trabajaba

¿Fue nuestra nación, un ideal criminal?

¿soñaron demasiado alto, los héroes del pan diario?

los de jornada doble

los artesanos de la patria

artesanos de sueños

aunque vivan sin derechos…

aunque vivan de sus sueños…

mal remunerados…

Se forjaron la esperanza

de un mejor mañana

y una buena patria

pues de patria fue su nombre

con la herencia de la lengua

y apellido el esclavismo

monumento a la ignorancia

Si nos quitan ya las tierras

o despueblan las naciones

que no dañen la palabra

que no acallen el relato

que reclama mi protesta.

 

Caninos (Annette)

Canes, caninos,

colmillos, neardentales,

intrusos de mis sienes,

rabia efervescente,

la incomprensión de la neta duda,

el desgaste amargo de las dichas,

la duración efímera de las cosas,

la cadencia cíclica de la temperatura,

la rabia que mastica mis entrañas,

la que mamo,

la que fluye del anhelo y no de la boca,

la que gime acongojada en la madre sola,

en el hambre, en el poeta sin musa,

en la soltura angular de las piernas,

en el hambre,

en el sexo fruncido,

en el poder,

atorada en la garganta,

en el hambre y la sed.

¡Cuánta hambre!

¡Qué desorden!

 

 

El buitre (Gabriel)

La agonía del rostro acalorado

sobre ojos celestes y labios hinchados…

desprendió a medio pelo

el blanco destello

en la piel olivácea

espigas de avena y vetas de sangre

la sonrisa al cielo que guardaba expectante

piadoso un juez último del fiero dictamen

Más ojos impacientes que un salvador buscaron,

un terror alado en el sol engendraron,

palabras sin sentido, a despropósito hallaron,

el ave calva,

que por su aureola había quedado,

diestro ángel de la muerte,

que a deshoras había arribado

“No estoy muerto” decía el hombre

“Un mal tropezón me ha tambaleado

la cabeza sangrante me ha quedado

sobre una horquilla he resbalado”

“¡Tonto humano!” decía el buitre

“Metálico es el llanto del río sangrante

no es tu cuerpo ya el que habla

sino el alma que una lucha aún pretende”

“¡No estoy muerto!” grita e hombre

“No es mi cuerpo el que ríos llora

es el alma aún expectante

de poder volver a casa

esta misma tarde”

“No hay tarde ni mañana,

lo que sigue a este día,

tu vida ha terminado,

sin pompa o ceremonia

tu cuerpo habré ya devorado

y aunque afortunado

tu deceso no parezca

muy gustoso yo me encuentro

del festín que por mí espera.

 

Valiente (Gabriel)

El miedo dio al cobarde

La excusa del escape

Huida a su resguardo

La mierda de la mente

Se guarda un secreto

Que rompe las palabras

Que calla las infamias

De indolentes y canallas

Un miedo que no hace

La vida más amena

Proteger lo más amado

A pesar de la faena

Calló así las voces

Que lloraban por lo amado

Es la mujer más valiente

Que el mundo haya añorado.

  

Por tu historia (Gabriel)

Una lágrima ha caído, al café de tu memoria

Por aquella larga historia, de un amor envidiable

A pesar de tu inocencia, te quisiste halar culpable

Maldecida y condenada, a tener el corazón más noble

Fue devota y leal, más allá de lo conocido

Una amante apasionada, más allá de lo prohibido

Enamorada de un humano ella se encontraba

El ángel no sabía, que sus alas arrastraba…

Un beso dio el abrazo, el segundo la promesa

Un plan divino ellos tramaron, para huir con entereza

Pero él temía perderla, volaba alto y lo sabía

Tal vez no volvería… ¡eso no sucedería!

Con su historia me condujo, al sendero de una herida

El camino halló un secreto, un rastro de migajas

Lloraba el ángel por sus alas, que él cortó con sus navajas

El escritor ya conmovido, quería salvarle la caída

Unas alas dibujaba, entre plumas a las velas

Él quería coser las alas, de una niña enamorada

Una lágrima has derramado, al café de tu memoria

El día que con tu historia, el corazón tu cautivaste

Y como un panal inquieto, las dudas arponeaste

Sobre el amor y sus delirios, las tramas de la vida

El destino y sus misterios, nuestra tierra prometida

Yo un loco bien arrecho, creía el amor ¿falso o verdadero?

No más que un sentimiento, algo perecedero

El amor desconocía, un souvenir para el viajero

¿La devoción y las promesas? ¿Qué puede haber más pasajero?

Fue tu pasión indescriptible, por el arte y las personas

Que despertó así la cordura, en este pobre diablo

Así nació la musa, en mi palabra u mi vocablo

Dibujaba y dibujaba, canciones y poemas

Por horas incontables, inspiración interminable

Es la sonrisa de esta niña ¡motivación inquebrantable!

Metí la mano al fuego, en aquella chimenea

Para llevarla así a tu pecho, donde el corazón aún tintinea

Levantar así la voz, de tu alma que cojea

Despertar así tu amor, aquella luz que centellea

Una lágrima has llorado, al café de tu memoria

Tu gloria y trayectoria, quisieron arrancarte

Pero las ninfas te inspiraron, para poder así salvarte

Eres princesa trovadora, siempre valiente y temeraria

Noble y fiel a ti misma, audaz y poderosa

Hermosa y talentosa, dulce y amorosa

Aún más que cien mil hombres, librando mil batallas.

¡Annette tiene más huevos! Aunque le falten las pelotas…

Quiso el escritor convertirse, en un diestro guerrero

Usar la pluma y la palabra, como un fiel escudero

El ángel no quería, que lucharan sus batallas

Ella sola se sabía, heroína en las cruzadas

Lloraba así mil noches, el escritor ya cautivado

Por encontrar aquella fórmula, el amor fue profanado

Tu leyenda al artista, por fin lo había inspirado

No sus besos, ni sus alas, no su luz o sus promesas

Su valía y su nobleza, me arrancaron las palabras

Por mujeres como ella, se declaran ya mil guerras

Por pasión como la suya, las paces se profesan

Una lágrima ha caído, al café de tu memoria

Llora el escritor, por amor a tu historia

Un ángel ha caído, cantando sus amores

Un loco fue testigo ¡de tu luz y sus colores!

 

Laberinto – Inspirado en el poema original de Borges (Gabriel)

Dentro de una idea, encontré el desvelo

de la ruta planeada, melodía del Universo

un camino empedrado, sin verso, ni reverso… ¿anverso?

sin muros externo o secreto centro…

que camine terco , hasta el corazón, tuyo, mío, nuestro…

que camine terco…

es de hierro el destino

un juez…¿tal vez?

no aguardes, no esperes…

las plurales caricias

de marañas interminables

de palabras entretejidas

o besos interminables…

No esperes… sólo ama, sólo vive

No esperes ya, siquiera,

en el negro ocaso, a tu amada fiera

sólo ama…

 

En tu bolsita (Gabriel)

Más guardada que un secreto

te llevo entre razones

que desbordan sentimientos

detalles ahí bordados en el pecho

con tus letras, con tu nombre

con pequeños detalles

que llenan las paredes

que han llenado mi vida

que me han llenado por completo…

¿puedo llevarte en mi bolsita?

 

Tránsito de sombras y arena. (Gabriel)

En la lenta marcha de las sombras

Vagaba la luz al horizonte

Por las curvas del espacio retorcido

Por el frío y las densidades del vacío

Un trazo fue la marca

de su danza inigualable

con estrellas decoró las nebulosas

con galaxias, de sus telas fue el vestido

que giraban en esa eterna danza

Materiales esparcieron

los polvos de la vida.

Observaba así la piedra, convirtiéndose en arena

De las caricias que huracanes consumieron

Con el soplo de rugidos del abismo

El océano marcó así su territorio

Las montañas se erigieron arrogantes

Y hasta fuego de las entrañas exhalaron.

Bailaron con fiereza los amantes

De su danza, la vida ellos crearon

El viento y el océano conspiraron

En el horizonte la unión secreta ellos formaron

del abrazo apasionado, así las nubes se criaron

con silbidos los truenos se formaron

y canciones que los amantes dedicaron

Así la Tierra fue testigo

De los ríos que regaron

El éxtasis que a la vida ha formado

En su vientre los árboles plantaron

con perfumes, de sus flores han bañado

es el alma de un espíritu vagante

por espacios que ni el tiempo reconoce.

Fueron lágrimas que su rostro transitaron

Las marcas de los ríos que en su pecho se han tatuado

En su piel, una cultura se ha asentado

Con raíces que las guerras han sembrado

Por las guerras, una arruga se ha trazado

Un oleaje de las huellas de aquel odio

Fueron besos que transitan por la vida

Las lágrimas de la dicha y el coraje

Lo que a los hombres dejó en mundos divididos

Por olvidar que el Sur no fuera Norte

Por olvidar la tarde que de pronto se hizo noche

Amanece… el recuerdo de un hermano

Por nuestra madre, somos hijos, padres y hermanos

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s