Sobre mí

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace poco trataba de encontrar una definición que pudiera darle al arte, de manera personalísima desde luego, como una forma práctica de expresarlo. Llegue a una extraña conclusión, y esto debido a todas y cada una de las experiencias que he tenido alrededor del arte. Desde cómo he visto y experimentado en carne propia la infinita retribución que me ha dado, no solo económicamente, sino cómo de igual modo me ha llevado a conectar con tantas personas, desde mi primera novia a quien conquiste regalándole un dibujo, hasta las oportunidades que me ha dado de conocer gente que jamás crei que podría conocer, solo porque se sentían atraídos por las cosas que hacía…
Siento que he llegado, si bien no a una “definición del arte” (pues no creo que el arte pueda definirse), creo haber madurado una visión desde la cual puedo expresar que para mi el arte es “esa representación física y manifestada de nuestra Unicidad” Es decir, la evidencia misma de lo que nos une y nos divide en “una experiencia humana”, que gestionamos a través de sus momentos, los cuales mutan a cada instante.
Siempre tuve una suerte de “conflicto” con la mecanización del arte, ya sabes, su industrialización, y cómo ha llegado a alterar nuestra percepción del arte como esa “calcomanía y ese póster” que puede imprimirse de manera instantánea y perfecta (en términos de su fidelidad visual). Y ahora me doy cuenta que, el problema en sí, no son “los medios” por los cuales se lleva a cabo su representación, sino nuestra sola “idea de competencia” alrededor del arte, ya sabes, toda esta cuestión de “quién es el mejor artista”; siendo que, y apegándome a mi “tesis” inicial – la competencia en y desde el principio inherente que apela por nuestra Unicidad en y a través del arte, de vuelve prácticamente imposible, sin embargo “lo hacemos y forzamos a convertirse incluso en aquello que no es, para que encaje en la subjetividad “del otro”, tal y como tratamos y nos forzamos a nosotros mismos a encajar en “una sociedad” – ¿que pone esto en evidencia? Que el arte, el punto mismo de nuestro poder creador (el cual se extiende a una multiplicidad de disciplinas, pues no solo producimos imágenes) es una representación de ese “espacio íntimo desde el cual se expresa nuestra Eseidad – El ser/Uno mismo” y de nuestra relación y visión única de la vida, así como todo cuanto acontece en esta, y como somos “Uno” y a la vez somos únicos.
El arte siempre se articulará desde nuestra interpretación signica (apelando a la tesis de Jan Mukarovsky) desde la cual simplemente tratamos una y otra vez (la mayoría de las veces en vano) de articular en y de acuerdo a las limitaciones de nuestro lenguaje, la impronta desprendida desde la mente que trata de explicar “Esto que acontece adentro y afuera, arriba (en la mente) y abajo (en lo físico)”
Desde luego estoy tan perdido como cualquiera que pretenda afrontar la definición de arte. También creo, como ciertos teóricos exponen, que El Arte no “existe” como tal, sino que es solo un “término” empleado para referirnos a un determinado tipo de expresión y sobre el cual se apelan toda clase de excusas, justificaciones e intereses para hacer “pertenecer” ciertas ideas a un círculo.
Yo no sé, solo hago lo que siento y hago lo que me gusta. Soy un espacio navegando las experiencias en el eco que mis palabras habrán de crear en la eternidad.
—-
La siguiente Tesis es de la artista plástica Marlen Vargas del Razo. Uno de los principales ejemplos de vida en mi proceso que expresa en la siguiente tesis, una visión clara y profunda de lo que implica:
CREARNOS A NOSOTROS MISMOS COMO NUESTRA PRINCIPAL Y MÁS IMPORTANTE OBRA DE ARTE