A un paso de la vida y la muerte…

Los que me conocen, saben lo mucho que me gustan las plumas de las aves. Y el día de ayer, me encontré un ave muy hermosa, un Celestino. Lo encontré muerto a un lado del camino, y lo levanté entre mis manos. Tenía un plumaje azul cielo con destello tornasolados en el lomo, como el…